¿Dónde está el final del camino?

Hito 1

Bajando del Cebreiro conocí a Daniela y aprendí de ella a leer papelitos que los peregrinos van dejando en la base de los hitos de granito, hacia bastante tiempo que cogí uno y desistí de hacerlo más veces por la tonterías que me encontré escritas, pero gracias a ella me volví aficionar y aunque encontré cosas como…..  “SI VES A JUAN Y A PEPI, DILES QUE ESTAMOS BAJO EL PUENTE”, descubrí otras que me hicieron reflexionar …… “CAMINAR ES VER, ESCUCHAR, OLER, SENTIR, ENCONTRAR……………” ó “ EL CAMINO ES COMO NUESTRA PROPIA VIDA, DEBES DEJAR QUE TE SORPRENDA A CADA MOMENTO”….. ó “CAMINAR ES LA RESPUESTA” …… ó “EL CAMINO TE ENSEÑA QUE PARA SER FELIZ NO HACEN FALTA LUJOS”, frases y pensamientos, la casualidad de la vida o “del Camino”, la primera notita de aquel día que me pasó Daniela preguntaba: ¿DÓNDE ESTA EL FINAL DEL CAMINO?,  

Aquel día fui pensando en la frase de la notita, dándole vueltas, a los pocos días tras despedirme en Santiago de Daniela seguí hacia Finisterre, no tarde en volver a tener compañía, en breve vi a lo lejos a un peregrino que andaba mal y lento y al llegar a su altura tras un breve saludo decidí acompañarlo hasta el final de etapa, bueno ¡¡acompañé a Jean Pierre en días sucesivos hasta Finisterre!!.

Me acoplé a su paso, distancias cortas, jornadas largas de camino con paso lento, fue aquí donde vi gestos que no entendí al principio, pero que luego tenían su lógica, a Jean Pierre se le acababan los bosques frondosos y el regalo de las perspectivas infinitas tenían el tiempo contado, los árboles altivos se convertían en árboles suntuosos, cerraba los ojos para oír la casquera de los pájaros en su ir y venir, a cualquier guiño de la naturaleza se paraba, incluso paraba y se dejaba cincelar el rostro por la brisa, al llegar se hincó de rodillas en la playa de Finisterre y lloró de alegría, quería disfrutar yendo al fin de la Tierra y al Final de su Camino, donde se supone termina el sendero. 

Fue allí arriba en el Faro de Finisterre, donde se quema la mala vida o los malos augurios del peregrino donde me contó su breve historia para llegar al camino,hacía escasos dos meses vaticinaron poco más de un mes de vida y se fue a vivir el camino, no a sufrir, se fue a disfrutar de la vida que le quedaba por vivir como mejor entendió, a vivir la importancia de su presente que no era poco, vino al camino, era su asignatura pendiente y no lo pensó dos veces, de su último examen de la vida obtuvo un sobresaliente, disfrutó cuanto pudo que es mucho, aquella puesta de Sol espectacular la vi emborronada por mis lágrimas y pensando en su caminar entendí cada paso que daba.

  • No llegó al mes cuando recibí una carta remitida por la hermana de Jean Pierre: 

Cuando leas esto habré emprendido otro CAMINO, disfruté de mis últimos días de mi vida, los que mas llenaron mi espíritu de toda mi existencia, abracé al SANTO, llegué al final de la TIERRA y al FINAL de mi CAMINO, Y TU FUISTE MI MEJOR COMPAÑÍA.

Jacinto Fuentes Mesa
Abuelo y peregrino