En Camino con mi Asociación. Por Jacinto Fuentes

Puede Ser De Nuestros Amigos El A O Anterior.

II VERANO CULTURAL JACOBEO DE ALMERIA
ORGANIZADO POR LA ASOCIACION JACOBEA DE ALMERIA
25 DE JULIO DE 2015
COLOQUIO SOBRE EXPERIENCIAS EN EL CAMINO DE SANTIAGO

TEXTO BASE DE MI INTERVENCIÓN

Uno de los bienes mas importantes de la vida es la posesión de la amistad.

Con un buen amigo, no hay camino largo.

Nada de lo que recibimos de los dioses es tan agradable como la amistad.

Estas y otras frases mas, las he ido recogiendo en el camino, en esos puntos donde los peregrinos dejan sus pensamientos y  citas, no todos son del gusto del consumidor, pero si hay algunos que te mueven el corazón, que te hacen pensar de muchos aspectos de la vida.

IMG_0334

Los peregrinos de Jaén hemos hecho un complot no escrito, para hacer del camino una referencia de amistad, de compañerismo, de unión de peregrinos. Nunca voy a dudar que nos gusta caminar en algunos momentos o algunos días solos, pero si es cierto, que casi siempre lo hacemos juntos, algunas veces no hay mas gente porque ponemos freno a que en cualquier momento no podamos arropar a todos los que nos acompañan. Es mas, si algunos de nosotros va a hacer el camino o simplemente nos vamos de ruta, buscamos el grupo, busca la compañía, busca la amistad.

He hecho muchos caminos, algunos los he empezado en solitario y siempre he acabado en cuadrilla con mucha gente, pero los que comienzo con mucha gente, nunca los he acabado solo, en el camino sintiéndote peregrino, notas sentimientos ocultos, vives y compartes solidaridad, te ofrecen sonrisas, te sacan de tu intimidad y observas que todo lo que llevas en tu mochila espiritual, cargada y anclada ahí en tu espalda, es nada comparado con lo que acarrean otros peregrinos.

20120820_111322

Os cuento un secreto de nuestra Asociación. Profesionales de Psicologia de nuestra ciudad, recetan a sus pacientes (a algunos) que hagan el camino con nuestra Asociación. En conversación con estos profesionales en alguna que otra ocasión, hemos preguntado el porque y su respuesta, es un poco un bagaje de buenas intenciones viendo en las rutas y caminos que ayuda a estas personas en su estima personal, además la compañía y hacer nuevas amistades a las que abrirse es un buen apoyo en el día a día, por lo tanto el camino, andar por el campo, la naturaleza, la compañía es una terapia excelente”.

Y ahora os doy respuestas de veteranos peregrinos, con muchos kilómetros a sus pies y cuando le preguntan: ¿y a ti que te da el camino, que estas loco perdió?. Después de divagar y de soltar algo aleccionado, alguna frase, acabas como el psicólogo, no se lo que me da, pero es una buena terapia.

¿Quien sabe definir que nos da a los peregrinos al llegar a la Plaza del Obradoiro después de tantos kilómetros? ¿Quien sabe explicarlo?

¿Qué ofrecemos en la Asociación de Jaén?, sobretodo libertad individual, no agobiar a la personas, si dos visitas en poco tiempo te agobian y no ves nada, mas vale paladear una y que sobre espacio, tiempo y lugar. Dentro del grupo y sin molestar al resto que haga cada cual lo que le apetezca, si quiere andar rápido que ande, si quiere ir lento pues que vaya despacio, si quiere buscar calor humano, lo encontrará, si quiere descargar su ansiedad, que la suelte, siempre habrá gente que lo oiga, apoyarse en un desconocido es al final de la ruta con toda seguridad un amigo.

Preferimos no convertir una etapa en una carrera de muchos kilómetros, entiendo que hay senderistas, gentes que andan y hacen kilómetros y kilómetros y disfrutan, los alabo, personalmente yo lo he hecho antes, pero el peregrino, que antes ha sido senderista, disfruta con el grupo riéndose, parándose mil veces para fotografiar un árbol, mojarse los pies en un arroyuelo o hacerse unos selfies con los nuevos amigos que ha hecho, hace mucho tiempo un viejo peregrino me enseño eso de: el turista viaja, el senderista anda y el peregrino no para de buscar.

Ya lo habréis probado en alguna que otra ruta, comer juntos, después de haber andado entorno a los 20 kilómetros, no tiene precio, si os dais cuenta es uno de esos momentos, donde a pesar del cansancio, has soltado equipaje, te has desprendido de tu mochila espiritual, la has dejado en la puerta del albergue o del restaurante y ahora toca compartir, hablar, reír, beber y disfrutar de algo que no da la soledad, LA AMISTAD. Ya os fijareis, os daréis cuenta que habláis en un momento de las mismas penas y alegrías: me ha salido una ampolla, subiendo tal o cual cuesta se me han cargado los gemelos, me duele la rodilla pero me da igual, y asi etc., etc.,

El camino hay que saborearlo, sentir en cada paso que das, cuanta importancia tiene ese trozo de tierra, palpar las entrañas de un árbol, arrimándote a él, abrazándolo si hace falta, buscar en el silencio de nuestros pasos algún duende entre los helechos, oir el canto de los pájaros, oler las viejas piedras de las antiguas iglesias, escuchar al peregrino que viene que se las pela golpeando con los sticks el suelo, tic, tc, tic, tac, cuando mas ensimismado andas sientes a lo lejos, ¡bici, bici¡, ¡buff! y no sabes donde ponerte, saber  e intuir que por donde vas, han pasado durante siglos, mercaderes, arrieros, caravanas ingentes de hombres y mujeres para ir de un sitio a otro, buhoneros, y porque no, Peregrinos. Hay veces que estás tan dentro del camino, estás tan dentro de ti que te da la sensación de encontrarte con alguien al dar una curva, pues no sé, un mozárabe, un guerrero, un arriero un viejo peregrino.

Detectar a un peregrino cuando de verdad está en el camino, es fácil, le preguntas, día de la semana o fecha y tarda en responderte, se lo piensa y vacila un montón,  no está perdido, ¡¡está en el camino!!

Echar el trasero junto a la cepa de un árbol, apoyar la espalda en el tronco del mismo, rodearte de compañeros y aviarte un cacho de pan con un chorreón de aceite, echar un trago de la bota y pasarla al resto de compañeros, esto tan simple, que antes lo hacían nuestros antepasados trabajando duramente en el campo o yendo a ver a algún familiar a cientos de kilómetros montándose en un borriquillo o andando, esto como os digo, tan simple, el camino lo convierte en una cosa mágica, algo tan simple y tan llano, ¡es mágico!.

Esto es lo que los miembros de las asociaciones en nuestras rutas, en nuestros caminos debemos dar a aquellos que se nos acerquen. El camino recordad, es un HABITAT único, que en estos últimos años podemos y debemos disfrutarlo y hacerlo llegar a la gente que lo desee, el camino del final del siglo XX, y este del inicio del siglo XXI, es o debe ser una aventura agradable de disfrute, de conocer nuestra historia, esa micro historia que hay en cualquier pueblo o aldea de nuestra tierra, tan interesante algunas veces como cualquier monumento conocido, saber de las gentes de esos pueblos, sentarnos alrededor de ellos y saber de sus leyendas, de sus chismes, que nos hablen de cuando ellos andaban por esos caminos para ir a buscarse el pan diario.

Cualquier tramo del camino de Santiago ofrece unas condiciones que otros senderos o rutas no tienen, señalización con flechas o conchas o mojones de piedra, infraestructuras de atención al peregrino con información del camino, con casas de acogida, albergues, pensiones, hostales, monasterios, conventos, etc., historias de peregrinos, esto y mucho mas debemos mostrarlo las asociaciones y como buen peregrino aceptar de buen grado lo que nos ofrezcan.

Espero no haberos aburrido, cuando cojo la palabra para hablar del camino no paro, ya termino, en Oseira, mantuvimos varios peregrinos una conversación larga y de mucho aprendizaje con un fraile, en un momento dado, hablando del camino nos dijo:  “Cuando lleguéis a vuestro destino no hace que falta que lo busquéis, si ya lo lleváis dentro, ¿a quien y donde vais a buscarle?”.

Nos miramos todos en un silencio total, me atreví a romper el hielo y le pregunté boli en mano que repitiera para copiarla, a lo que me contestó: “ no hace falta que la copies Jacinto,  ya la llevas escrita en tu corazón”.

IMG_0525

Al día siguiente, haciendo la etapa Oseira – A Laxe, me encontré un papelito en un mojón que decía:

«Aunque hubiera cargado mi mochila de principio a fin, Y esperado por cada peregrino necesitado de ánimo. O cedido mi cama a quien llegó después, Y regalado mi botellín de agua a cambio de nada, Si de regreso a mi casa y mi trabajo no soy capaz de crear fraternidad y poner alegría, paz y unidad,No he llegado a ningún sitio».

………

Al final encontré a su autor, TITULO: Oración del Peregrino, de Fraydino.